ansiedad

Glosofobia: miedo a hablar en público. Trucos para que no se te resista más.

la dificultad de hablar frente a un auditorio abarrotado de gente.
hablar frente a un auditorio

¡Buenos días! Hoy me gustaría hablarte sobre el miedo a hablar en público o glosofobia. ¡Que levante la mano quien lo tenga! Y es que es uno de los miedos más comunes: encontrarte frente a una audiencia, ir a decir algo y… ¡quedarte en blanco o equivocarte! Y después… “tierra trágame”.

Pero, ¿por qué es tan común este miedo? Principalmente, porque nos encontramos ante una situación en la que creemos que estamos siendo evaluados y tememos meter la pata o que alguien sepa o piense que no tenemos ni idea de lo que decimos. Esa situación nos activa ideas del tipo “me voy a equivocar”, “se van a dar cuenta de que no sé nada”, “se van a reír de mí”, “van a notar que me estoy poniendo roja”. Estos pensamientos disparan nuestra ansiedad, volviéndose desproporcionada a la situación, ya que no es una situación peligrosa para nuestra vida, pero las reacciones corporales y emocionales que podemos tener sí pueden tener una intensidad tal que lo parezca.

Esas sensaciones y emociones tan intensas retroalimentan nuestro pensamiento: “¿ves? Estás nerviosa”, “lo van a notar”, “¿cómo vas a hablar así?” Y siguen disparando pensamientos distorsionados en los que adelantamos lo que va pasar “te vas a equivocar”, “te vas a quedar en blanco”, “se van a reír”, “va a ser horrible”… activándonos más a nivel emocional y corporal. En fin, que nos metemos en una espiral un poco difícil de romper y la única salida “digna” que se nos ocurre es evitar ese tipo de situaciones, de forma que acabamos reforzando el círculo porque no lo hemos roto, sino que hemos huido de afrontar la situación.

¿Qué puedes hacer?

  1. Haz: relajación; te pueden ayudar la respiración que te puse en mi anterior entrada sobre ansiedad o una relajación de tensión-distensión (un día de estos te la presento ;)).
  2. Mira: es bueno mirar a los ojos a nuestro interlocutor mientras hablamos para demostrar confianza, pero si en ese momento te sientes muy ansioso y crees que no va a ayudarte puedes buscar un punto neutro, como por ejemplo, el entrecejo: así parecerá que miras a los ojos, no te pondrás más nervioso y demostrarás confianza en lo que dices y en ti mismo.
  3. Busca: señales que te indiquen que lo estás haciendo bien y no aquellas que confirmen que te estás poniendo nervioso/a.
  4. Siente: deja que la ansiedad pase, vívela. Igual que sube, baja, te lo prometo.
  5. Piensa: que TODO el mundo se pone nervioso al hablar en público, solo difiere la intensidad. También puedes pensar en las desventajas que puede tener para ti no hablar en público. A mi se me ocurre, en un entorno de trabajo, que no puedas exponer tu opinión y el proyecto en el que trabajas no salga como tú quieres. Y a ti, ¿qué otros motivos se te ocurren?

¡Te leo en comentarios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s